Noticias del Dia
Estás aquí: Inicio » Newsletter diario » Sol Naciente y plata fresca

Sol Naciente y plata fresca

La iniciativa surge en el marco de la Declaración Conjunta de una alianza estratégica entre Argentina y Japón. En marzo del año que viene se espera que una delegación de la asociación japonesa del hidrógeno, HESS, se reúna con autoridades de la Asociación Argentina de Hidrógeno para avanzar en proyectos conjuntos. El efecto Trump, la geopolítica y los buenos negocios.

El presidente Mauricio Macri recibió recientemente en Casa de Gobierno al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, con el objetivo de intensificar el vínculo entre ambas naciones.
Existe un interés conjunto. El Gobierno nacional busca atraer inversiones niponas y los orientales la apertura de nuevos mercados tras el posible cierre comercial de Estados Unidos a partir de la victoria de Donald Trump.
En el marco de la visita se estableció una Declaración Conjunta de alianza estratégica. Entre los puntos salientes, Japón podría comenzar a invertir en la Argentina en energías renovables.
En diálogo con Juan Carlos Bolcich, titular de la Asociación Argentina de Hidrógeno (AAH2) y miembro del directorio de la Asociación Internacional de la Energía del Hidrógeno en representación de Sudamérica, cuenta que este acercamiento genera grandes expectativas dado que la entidad ya viene realizando trabajos conjuntos con la Sociedad del Sistema de Energía de Hidrógeno de Japón (HESS, por sus siglas en inglés).
Se espera que en marzo del año entrante una comitiva de la HESS visite la Argentina y se reúna con autoridades de la AAH2 para sellar trabajos conjuntos que posibiliten en desarrollo del hidrógeno en el país.
“Venimos trabajando juntos desde el 2003. Esperemos que el año que viene podamos avanzar en proyectos y en el 2018 ya podamos tener algo firme”, desea Bolcich, quien revela que esta labor conjunta entre asociaciones fue denominada “Tango-Hidrogeno” a raíz de la pasión del combustible y del baile porteño, tan practicado en tierras niponas.
El experto asegura que el perfil de acuerdo que buscan desde la AAH2 es que se monte una “amplia industria de hidrógeno en Argentina” con apoyo de Japón. “La idea es que se comience a producir hidrógeno en la Patagonia y se genere una buena industrialización”, plantea.
Por otro lado, Bolcich señala que dado los bajos precios tanto de la energía eólica como la solar (por debajo de 60 dólares el MWh, promedio) que resultaron en las licitaciones del Programa RenovAr, se torna más barata la producción de hidrógeno.
Explica: “Los precios que tenemos hoy hacen muy auspiciosa la producción de hidrógeno por vías electrolíticas, porque el mayor insumo que se consume es la electricidad, y al caer los costos podremos calcular que en el mediano plazo tendremos un hidrógeno competitivo”.
Una de las vías de negocio entre Argentina y Japón es la exportación de energía eléctrica dada la gran demanda que requiere el país oriental. “La empresa Chiyoda de Japón ya tiene en pequeña escala una de las variantes tecnológicas para adecuar al Hidrogeno en condiciones ambientales de presión y temperatura, de modo de facilitar su manejo y transporte para cargar en barcos”, indica Bolcich, de modo que se podría exportar energía eólica o solar a través del hidrógeno.
Japón y sus objetivos
Japón quiere liderar la carrera para implementar el hidrógeno como “vector” energético limpio y alternativo a los combustibles fósiles, tanto para la energía domiciliaria como vehicular. Para ello se ha trazado una hoja de ruta con 3 etapas: 2020, 2030 y 2040 (total 25 años), al final de las cuales se alcanzaría el uso generalizado del mismo en este país asiático.
En este marco, los Juegos Olímpicos de 2020 (en 5 años) serán la prueba piloto y demostración al mundo de “la sociedad del hidrógeno”. Para ellos, en la ciudad de Tokio se planea invertir 385.000.000 dólares en subsidios a vehículos eléctricos a pila de combustible y estaciones de hidrógeno.
La Villa Olímpica será una “ciudad del hidrógeno” para 17.000 personas. Tokio construirá tuberías similares a las de gas convencional, para transportar esta sustancia hacia los alojamientos, instalaciones deportivas, restaurantes y resto de lugares que requieran energía, donde ésta se producirá localmente mediante pilas de hidrógeno para cogeneración de electricidad y agua caliente. También hacia las estaciones de carga para los autobuses y coches a pila de hidrógeno.
Esto es parte de la primera etapa del plan del primer ministro Shinzo Abe, para reducir la dependencia de Japón de la energía nuclear y los combustibles fósiles; y convertir a Japón en la primera economía del hidrógeno, como vector energético renovable de energías de fuentes también renovables, para abandonar las economías insostenibles de generación en generación, basadas en utilizar fuentes de energía no renovables como los combustibles fósiles o la nuclear; y vectores o sistemas de almacenamiento también no renovables como las baterías de litio, u otras sustancias no renovables.

GUIDO GUBINELLI

Comparte

Deja un Comentario

[ Seguinos en Facebook  ]
Scroll To Top