Noticias del Dia
Estás aquí: Inicio » Uncategorized » Los condenados de la tierra

Los condenados de la tierra

El compromiso asumidos por los alcaldes de París, Madrid, México y Atenas sobre el compromiso de eliminar los vehículos a diesel para el año 2025, generó polémica. El rechazo de Allen Schaeffer, director ejecutivo de Diesel Technology Forum de Estados Unidos y la respuesta de cinco países africanos en busca de un clima menos contaminante. Los desafíos de un planeta que cada día tiene menos aire.

Washington. Los alcaldes de cuatro ciudades (París, Madrid, México y Atenas) anunciaron el compromiso de eliminar los vehículos a diésel de sus ciudades para el año 2025. Simultáneamente, cinco países africanos (Ghana, Costa de Marfil, Togo, Nigeria y Benín) coincidieron en rechazar los embarques de combustible diésel alto en azufre provenientes de Europa y exigieron recibir diésel más limpio como el que está disponible en muchas otras regiones del mundo.

En tanto, Allen Schaeffer, director ejecutivo de Diesel Technology Forum (EE.UU.), declaró a los medios que “el compromiso de los alcaldes de prohibir el diésel o cualquier otra tecnología puede ser un éxito para los titulares de los medios, pero no constituye una política pública acertada. Va a contracorriente de las preferencias del consumidor, puede empeorar la calidad del aire y probablemente aleje aún más la factibidad de alcanzar las metas relacionadas con el cambio climático”.
Por su parte, los cinco países africanos que reconocen la oportunidad de hacer confluir las tecnologías limpias con la necesidad de contar con diésel de ultra bajo azufre seguirán avanzando. Actualmente, el combustible diésel limpio y los nuevos motores a diésel alcanzan un nivel de casi cero emisiones en Estados Unidos y son un elemento importante de la estrategia de hacer realidad un aire más limpio y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Asimismo, la nueva tecnología del diésel cumple con las grandes necesidades de combustible para la economía de los consumidores sin sacrificar el desempeño vehicular ni la movilidad.
Respirar mejor
El Consejo Internacional sobre Transporte Limpio y la Coalición de Clima y Aire Limpio, iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, ha identificado políticas para promover el acceso a combustible limpio a base de diésel y la introducción de modernos motores a diésel como componente importante para la generación de beneficios al contar con un aire más limpio, al tiempo que se reducen sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero.
Todas las fuentes de emisiones, incluidos los vehículos y las fuentes estacionarias e industriales, influyen en el desafío de las emisiones en todas las zonas metropolitanas y todos los países. En lugar de señalar un combustible y una tecnología, los regidores urbanos deberían de buscar un enfoque integral que acelere el retiro de vehículos viejos que arrojan grandes cantidades de emisiones, sin importar el tipo de combustible que usan.
En Francia, España y Grecia In France, los autos a diésel constituyen más de 50% de todos los registros vehiculares, cifra que refleja las preferencias de los conductores franceses, españoles y griegos. Negarles la oportunidad de elegir el vehículo que más les gusta, incluidas las tecnologías de diésel más limpias, disponibles en el mercado, es una política miope y errónea.
El protocolo de CO2
En un trabajo coordinado con los fabricantes, la Unión Europea está dando importantes pasos para adoptar normas más exigentes para controlar las emisiones vehiculares y mejorar las pruebas de emisiones a las que se somete a los vehículos. Lograr la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que permitirá cumplir con las metas del Acuerdo de París en cuestión climática exige un avanza constante hacia las emisiones bajas en CO2. Los fabricantes ya han dicho que el rendimiento bajo en CO2 de los nuevos autos a diésel será una estrategia clave para cumplir con el Acuerdo de París. Todo ello hace aún más confuso el compromiso de los cuatro alcaldes.
Las tecnologías como los vehículos eléctricos o a hidrógeno pueden ofrecer nuevas oportunidades a los consumidores en algún momento futuro, pero es poco probable que estén disponibles en los plazos y escala que estas ciudades necesitan para lograr reducciones constantes de CO2.
Tráfico y densidad poblacional
Sin duda, la mayoría de las grandes ciudades enfrenta crecientes presiones por la gran cantidad de vehículos circulantes, la multiplicidad de congestionamientos y los problemas derivados de las emisiones. París es una de las ciudades más densamente pobladas del mundo, Atenas es una de las más antiguas del planeta, Madrid es la tercera ciudad más grande de Europa, y la Ciudad de México es una de las más grandes del planeta todo. No invertir en transportación e infraestructura ha reducido la movilidad, incrementado el tráfico y agravado las preocupaciones por las emisiones derivadas de una flota vehicular antigua que obliga a tomar medidas ante la presión política. En esta ocasión, los cuatro alcaldes optaron, equivocadamente, en contra de los autos a diésel.
Retraso ambiental
Sumarse a este compromiso resulta particularmente irónico en el caso de la Ciudad de México. Durante años, el gobierno mexicano ha prometido llevar combustible diésel más limpio a todo el país, pero aún no lo cumple. A diferencia de Estados Unidos, donde se cuenta con diésel de ultra bajo azufre (UBA) desde 2006, México no lo tiene como combustible básico en todo su territorio. Esta grave falla de política pública limita considerablemente la capacidad de la región para introducir los motores y vehículos a diésel verdaderamente limpio, capaces de asegurar los avances hacia la consecución de un aire más limpio a gran escala regional.
África tiene razón
Mientras cuatro regidores urbanos rechazan las nuevas tecnologías, otros países las reciben con los brazos abiertos. Ghana, Costa de Marfil, Togo, Nigeria y Benín, países africanos, se han reunido para rechazar el combustible diésel de mala calidad que les llega de Europa y ahora exigen recibir el diésel más limpio del mercado. Están avanzando y lograrán mejorar drásticamente la calidad del aire y la salud de su ciudadanía al recibir el combustible diésel y tecnologías más limpias en lugar de prohibirlas.

Comparte

Deja un Comentario

Scroll To Top